Comunales | La gestión de los residuos urbanos en el siglo XIX

El tren de la basura

El de la basura en la ciudad no es un problema nuevo. Las diferentes soluciones que se han intentado a lo largo del tiempo, tampoco han variado demasiado. Prueba de ello y de las huellas que han dejado en la memoria colectiva y en la trama urbana, es el llamado ¬ďtren de la basura¬Ē. Desde la Estaci√≥n 11 de setiembre se desprend√≠a de la l√≠nea principal para llegar a Parque de los Patricios llevando los crecientes residuos de la naciente Reina del Plata. De La Quema al Barrio de las Ranas

Buenos Aires, 11 de febrero de 2013. Los investigadores Verónica Paiva y Mariano Perelman publicaron en la revista especializada THEOMAI, en 2010, un artículo en el que recorren la historia de los tratamientos de la basura en la ciudad, desde 1860 hasta 1977 (Ver http://www.revista-theomai.unq.edu.ar/numero21/ArtPaiva.pdf).

All√≠ reconstruyen ese costado de nuestra historia urbana. La creciente y r√°pida urbanizaci√≥n de la ciudad de Buenos Aires durante el siglo XIX hizo que los ¬ďhuecos¬Ē (terrenos bald√≠os) d√≥nde se arrojaba la basura primitivamente, quedasen ubicados en √°reas c√©ntricas, lo que provoc√≥ la b√ļsqueda de otros sitios y otros m√©todos de tratamiento.

Ante el incremento de la cantidad residuos y el alto costo de su tratamiento, desde 1861 la Municipalidad empez√≥ a contratar con particulares para que trataran la basura, seg√ļn la siguiente metodolog√≠a. Los empresarios deb√≠an recolectar y recuperar los elementos comercializables (muebles, huesos, trapos, papel) y deshacerse de lo inservible a trav√©s de la quema, con un aparato de hierro muy sencillo, inventado por Domingo Cabello en 1859. Como se ve, nada nuevo bajo el sol: reciclado e incineraci√≥n como m√©todos de tratamiento.

Sin embargo, ante las quejas recurrentes de los vecinos por la quema en las zonas céntricas, se buscó un lugar en los suburbios de la Ciudad y se encontró uno en el suroeste, despoblado y apartado, en tierras de muy bajo valor económico, inundables, y lejanas al centro.

Estaba ubicaba entre el Camino de las Cina-cinas (Av. Amancio Alcorta), el Paso de Burgos y el Puente Alsina; las estribaciones de los Altos de la Convalecencia
(inmediaciones de la actual V√©lez Sarsfield); el Riachuelo y la actual Av. S√°enz. Amplio sector del actual barrio de Parque Patricios, donde se ubica el Club Hurac√°n, en el de la ¬ďpasi√≥n quemera¬Ē.

Desde 1860 comenz√≥ a funcionar ese predio ¬ďde hecho¬Ē como sitio para la quema de residuos, hasta 1873, que se inaugur√≥ formalmente. Desde ese a√Īo comenz√≥ a utilizarse el m√©todo inventado en 1872 por el Administrador General de Limpieza P√ļblica, √Āngel Borches, consistente en la ¬ďquema al aire libre¬Ē. All√≠, se colocaba la basura en ¬ďparrillas de hierro, en donde se las quemaba a fuego lento¬Ē, sin otro tratamiento final m√°s que la incineraci√≥n a cielo abierto.

Para la misma √©poca se construy√≥ un ramal del Ferrocarril Oeste que se desprend√≠a de su l√≠nea principal a la altura de la actual calle Ag√ľero, y llegaba hasta el Riachuelo. All√≠ se instal√≥ la estaci√≥n del mismo nombre, luego denominada Ingeniero Brian. Fue conocido como ¬ďel tren de la basura¬Ē y surcaba las actuales calles: S√°nchez de Bustamante, S√°nchez de Loria, Oruro, De√°n Funes y Zavaleta.

El ¬ďvaciadero¬Ē de Balvanera

Dado el incremento de la cantidad de residuos se construyó un embarcadero para
depositar las basuras hasta tanto fueran llevadas a la ¬ďquema¬Ē. Dicho lugar, luego conocido como el ¬ďvaciadero¬Ē, fue ubicado entre las actuales calles Rivadavia, S√°nchez de Loria, Hip√≥lito Irigoyen y Esparza.

La basura quedaba estacionada durante horas en los vagones hasta que el tren part√≠a, lo que provocaba quejas de los vecinos por los olores, la suciedad y la dificultad para transitar por la zona y por la aparici√≥n de sujetos en busca de materiales reutilizables, ya que el ¬ďcirujeo¬Ē, no s√≥lo aparece en la ¬ďquema¬Ē sino en el camino hacia ella. Con el cierre del tren, en septiembre de 1895 los carros recolectores comenzaron a extender sus recorridos para cubrir el tramo que antes hac√≠a el tren, llegando hasta el basural.

La basura era un bien preciado para muchos, que la disputaban. El historiador Luis Mart√≠n describe que el carrero s√≥lo a base de gran vaqu√≠a pod√≠a mantener con firmeza las riendas, en una mano y con la otra, amagar a latigazos a los ¬ďculateros¬Ē, denominaci√≥n especial del ¬ďratero¬Ē que por la culata trepaba para sustraer, con incre√≠ble celeridad, algo de lo celosamente separado por el conductor con intenciones de venta¬Ē.

A la ¬ďquema¬Ē llegaban todos los desperdicios de la Ciudad y all√≠ se separaban trapos, vidrios, lana, papeles, maderas, esti√©rcol, restos de alimentos, que eran apartados antes de la quema de lo no reutilizable. Otros elementos, como los huesos y los animales muertos eran usados en el sitio mismo de la quema. Se transportan en bolsas hasta unos galpones donde se les somet√≠a a la cocci√≥n por el vapor para extraerles la grasa.

Si bien las fuentes no permiten precisar suficientemente el asunto, pareciera que este sistema de separaci√≥n de desechos reutilizables era el ¬ďoficialmente¬Ē adoptado por la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, que realizaba contratos con empresarios particulares para separar los residuos, antes de su tratamiento en las parrillas.

Por lo menos, as√≠ lo indica un informe realizado por la Comisi√≥n de Estudios de la Basura, en 1899, que establece que ¬ďhasta hoy, la municipalidad ha enajenado, mediante una retribuci√≥n mensual exigua, el derecho a explotar las basuras a empresarios que la someten a un r√©gimen de explotaci√≥n abominable, eminentemente peligroso para la vida de los trabajadores empleados en la separaci√≥n de los elementos utilizables y de la salud p√ļblica en general¬Ē.

Seg√ļn este m√©todo, los ¬ďpeones¬Ē se dedicaban a la separaci√≥n de los residuos a los que extra√≠an materiales con alg√ļn valor. Luego de ello, se amontonaban en parrillas de incineraci√≥n, donde se las quemaba.

Pero en la ¬ďquema¬Ē, no s√≥lo realizaban su actividad dichos ¬ďpeones¬Ē, tambi√©n
hombres, mujeres y ni√Īos que reproduc√≠an sus condiciones de existencia a partir de los residuos hallados en el sitio.

A partir de esta situaci√≥n, en los contornos de la ¬ďquema¬Ē comenz√≥ a formarse un
barrio, llamado ¬ďde las ranas o de las latas¬Ē, que existi√≥ aproximadamente hasta 1917 y puede ser considerado el primer asentamiento compuesto por cirujas.


Norberto Alonso

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario