Porte√Īas | Por los alrededores del barrio

La historia del Malbr√°n

Desde el inicio de la pandemia por Covid 19 en nuestro pa√≠s, el gobierno nacional y el de la CABA nos comunican diariamente el trabajo de testeo de coronavirus realizado en el Malbr√°n. En el Instituto de Bacteriolog√≠a, actual sede central de la Administraci√≥n Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ‚ÄúDr. Carlos G. Malbr√°n‚ÄĚ (A.N.L.I.S.), ubicado en V√©lez Sarsfield 563, se analizaban en marzo las muestras de casos sospechosos de coronavirus que llegaban de todo el pa√≠s, y aunque con el paso de los d√≠as y el aumento de los casos, los testeos se descentralizaron, el Malbr√°n qued√≥ instalado entre nosotros.
Buenos Aires, 5 de mayo de 2020. Un poco de historia: la epidemia de fiebre amarilla que se inici√≥ en Buenos Aires en 1871 produjo tal n√ļmero de muertes, que oblig√≥ a depositar los cad√°veres en terrenos aleda√Īos a la calle Oruro antes de darles sepultura. Tiempo despu√©s, el m√©dico Carlos Gregorio Malbr√°n desde su banca de senador nacional por Catamarca, present√≥ un proyecto en su C√°mara para que en ese lugar se instalaran dos instituciones destinadas a recordar a las v√≠ctimas. 

As√≠ nacieron el Hospital Mu√Īiz y el Instituto Bacteriol√≥gico Nacional, inaugurado en 1893, cuando se fund√≥ la Oficina Sanitaria Argentina que depend√≠a del Departamento Nacional de Higiene, bajo la presidencia del Dr. Jos√© Mar√≠a Ramos Mej√≠a, a quien luego suceder√≠a el Dr. Jos√© Penna.

El instituto tuvo tres vertientes: demogr√°fica, qu√≠mica y bacteriol√≥gica, quedando esta √ļltima a cargo de Malbr√°n, quien al a√Īo siguiente fue enviado a Europa por el gobierno nacional para  estudiar el uso de los sueros contra la tuberculosis y la difteria en los Institutos de Higiene de M√ļnich y  Berl√≠n, con Robert Koch, y al regresar al pa√≠s, instruy√≥ al personal para producir el suero antidift√©rico, para lo cual cont√≥ con instalaciones transitorias en la isla Mart√≠n Garc√≠a.

Malbrán y Penna constituyeron una eficaz sociedad destinada a la atención de los enfermos infectocontagiosos. A tal efecto, establecieron el Conservatorio de Vacuna Antivariólica en un edificio situado en la esquina de la avenida Vélez Sarsfield y la calle Brandsen.

A principios del siglo XX las ideas europeas de prevención sanitaria habían prendido en Malbrán, quien impulsó la creación de un instituto que se abocara al problema naciente de los sueros y las vacunas. Así logró que el directorio del Banco Nacional, en ese momento en liquidación, otorgara unos terrenos en el barrio de Barracas, sobre la avenida Vélez Sarsfield a la altura del Camino al puente Victorino de la Plaza, para construir el Instituto de Bacteriología y Conservatorio de Vacunas, que luego anexó los predios vecinos.
 
En 1904 se coloc√≥ la piedra fundamental en una superficie de 38.000 m2 y su inauguraci√≥n se concret√≥ el 10 de julio de 1916. All√≠ confluyeron m√©dicos, qu√≠micos y veterinarios y trabajaron, entre otros, Bernardo Houssay, √Āngel Roffo y C√©sar Milstein. 

Desde su creaci√≥n particip√≥ en la organizaci√≥n y ejecuci√≥n de los programas sanitarios nacionales, la producci√≥n y control de f√°rmacos biol√≥gicos, estudios epidemiol√≥gicos y de endemias, as√≠ como en el an√°lisis de representantes de la fauna argentina, (insectos,ar√°cnidos y ofidios), posibles causantes de endemias o de ser posibles vectores de enfermedades transmisibles de √≠ndole bacteriano, parasitario o viral.  
 

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario