Comunales | Gente de Balvanera

Víctimas de Tangalanga

Entre otros hijos pródigos, Balvanera tiene a el Doctor Tangalanga, personaje creado para divertir a los amigos y que se convirtió en una leyenda y objeto de culto para varias generaciones de argentinos. Una película rescata su arte indagando entre las víctimas de sus llamadas telefónicas en las que recurría a un humor absurdo. Ahora esa película será de acceso gratuito en cualquier computadora o celular.
Buenos Aires, 18 de febrero de 2020. Julio Victorio de Rissio, más popularmente conocido como Doctor Tangalanga (nacido en Balvanera el 10 de noviembre de 1916 y fallecido el 26 de diciembre de 2013, a pocos metros del barrio que lo vió nacer), fue un humorista argentino, conocido especialmente por sus grabaciones de bromas telefónicas a personas desconocidas para él. Desde 1989 hasta 2013 vendió más de 250 000 copias, convirtiéndose en el bromista telefónico más exitoso de todos los tiempos. Se hizo conocido en su país natal, Argentina, y realizó giras por el mismo, además de hacerlo por varios países de América, como Chile, México, Uruguay y Estados Unidos.

Hijo de italianos, fue el menor de siete hermanos. Se casó a los 25 años, y comenzó a trabajar en un taller de zapatos. Su carrera como humorista comenzó accidentalmente en 1958, cuando grababa bromas telefónicas para que su amigo Sixto (quién estaba en cama día y noche como consecuencia de una enfermedad) se distrajese. Dejó de hacer las grabaciones luego de la muerte de su amigo en 1965, pero en 1980, convaleciente de hepatitis, y dado que debía reposar gran parte del día, sus amigos lo indujeron a retomar las bromas como forma de entretenimiento, llevándole avisos clasificados para llamar a desconocidos. Tangalanga (conocido como Tarufetti hasta los años 90) se hizo famoso en la década de los años 80 cuando amigos de él prestaban sus casetes a otros amigos, que a la vez regrababan, y de esa manera se terminó armando una cadena gigantesca en toda Argentina. De él se dijo luego que fue "el más famoso de los desconocidos y el más desconocido de los famosos".

Para los adolescentes, sentarse a escuchar los cassettes del Dr Tangalanga a escondidas constituía una pequeña aventura cotidiana. Es un lugar común decir que algunos padres se escandalizaban con el lenguaje adulto del comediante y podía haber algún tipo de represalia.

No fueron pocos los adherentes al humor del “Doctor” que se preguntaron cómo sería la vida de los que fueron telefoneados. Ese interrogante lo resolvió el periodista Diego Recalde quien decidió llevar a cabo una labor de investigación envidiable: buscó uno por uno los protagonistas de cada llamado para entrevistarlos.

Basándose en las pistas de cada broma, logró dar con la mayoría y mientras cruzaba datos, buscaba en internet y tocaba timbre halló a muchos personajes reconocibles por su voz. Las tres películas que resultaron de esa enorme labor de investigación (que abrevan en el documental) se llaman “Víctimas de Tangalanga”.

Recalde afirma que el “Doctor” era “genial” y si bien se trata de la historia de un comediante y sus víctimas, hay lugar para conmoverse por que las historias de vida narradas no son planas como en muchas propuestas donde hay “buenos” y “malos”. En esta saga hay personas comunes, trabajadoras, cotidianas, nuestras, de todos los días. Con altibajos y momentos de la vida en los que fueron realmente golpeados. Esa reconstrucción de los hechos, cómo es mostrada y la manera en la que el comediante ingresó en su vida valen el visionado del film.

Según el cineasta: “Tangalanga merece estar en la lista de los grandes genios que ha dado la Argentina. Está al nivel de Borges y Piazzolla, en el sentido de que creó un lenguaje absolutamente personal. La rescató, la elevó y le dió una legitimidad que no tenía. El fué el primero en mezclar con naturalidad el lenguaje civilizado con la expresión bárbara y crear un idioma único”.

Si bien los documentales “Víctimas de Tangalanga” 1, 2 y 3 se estrenaron en algunos Espacios INCAA y salas específicas, también se editaron en DVD con buena repercusión.
Ahora la grata noticia para quienes no se acercaron al material es que los largometrajes arribaron desde el martes pasado Cine.ar, la plataforma gratuita con películas nacionales.

Con sólo registrarse en el sitio www.cine.ar se puede acceder a todo el material allí contenido, entre el ahora se encuentra "Víctimas de Tangalanga". También existe la opción de registrarse directamente si en el explorador tiene abierta su cuenta de Facebook.

Una vez que se ingresa a la plataforma va a poder buscar films por título, director o actor. También podrá hallar los géneros y formatos entre los que se encuentran: películas, series, cortos, especiales y estrenos, estos últimos tienen un valor de $30, por estar de forma simultánea en salas de cine.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario