Comunales | “Dejamos el hotel y nos llevamos el Espacio Cooperativo BAUEN”

El final de una etapa

“Hacemos una pausa que será pequeña”, dicen los trabajadores al despedirse del inmueble en Callao 360, que administran desde 2003. “No hemos podido con la pandemia. Esa furia invisible que afecta a millones de personas en el mundo también nos afectó con la paralización total de nuestros servicios”, explicaron en una carta abierta.
Buenos Aires, 6 de octubre de 2020. La camioneta frente al BAUEN está repleta de colchones y los peones empujan para que entren unos cuantos más. Atrás y en fila, varios fletes esperan para repetir la secuencia. El hall de Callao 360, que en otros momentos lució repleto de gente por actividades sociales, culturales y políticas, ahora expone máquinas de coser, teléfonos y demás mobiliario a precio de remate. La cooperativa que gestiona el hotel desde 2003 aguantó todo lo que pudo esta pandemia, pero dice basta y se muda. 

“No hemos podido con la pandemia. Esa furia invisible que afecta a millones de personas en el mundo también nos afectó con la paralización total de nuestros servicios”, explica en una carta abierta la Cooperativa de Trabajo Buenos Aires Una Empresa Nacional Limitada a cargo del edificio de Balvanera.

Durante este medio año en pandemia, los trabajadores del BAUEN han subsistido mediante el cobro del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), changas, comidas en comedores comunitarios y otros apoyos informales. La situación se volvió inviable, pero en su despedida de Balvanera hay optimismo sobre un renacimiento: “Vamos a revivir el mundo social, político y cultural que latió en las paredes del BAUEN en otro rincón de nuestra ciudad. Esta experiencia de 17 años está en su mejor momento: confiamos en la sensibilidad del gobierno (nacional) y en su ayuda para seguir con el proyecto que expresamos”. En diálogo con este medio, los trabajadores dicen que el dinero obtenido con los remates financiará la transición.

El hotel fue construido en la víspera del Mundial de Fútbol Argentina 1978. En 2001 la empresa propietaria, que se hizo de créditos estatales para edificarlo, quebró y los trabajadores se organizaron para hacerse cargo del edificio, con 222 habitaciones y ocho salones. “En nuestro querido BAUEN hemos trabajado, nos hemos abrazado, reído, llorado, fuimos desdichados y felices. Ninguno de nosotros y nosotras elegiría otro modo de atravesar estos últimos 17 años”.

Implicó una de las experiencias cooperativas más importantes del país, porque generó fuentes laborales estables, amplió la plantilla original y transmitió su conocimiento a otros trabajadores: “Durante estos años, nuestras instalaciones estuvieron al servicio de organizaciones de todo tipo, realizando en los hechos una verdadera tarea de utilidad pública. Desarrollamos acuerdos con gobiernos provinciales para alojar argentinos y argentinas con necesidad de tratamientos médicos en nuestra ciudad. Creamos espacios para la difusión del cooperativismo, la hotelería y la gastronomía y ayudamos a la formación de cooperativas, federaciones y confederaciones”.

El BAUEN brindó sus instalaciones para manifestaciones culturales, negocios cooperativos y hasta un medio de comunicación autogestivo: “Generamos un espacio cultural alternativo en el centro de la ciudad junto a la Cooperativa El Descubridor y construimos el Espacio Cooperativo BAUEN junto a Cítrica, MP La Dignidad y La Poderosa”. Los frentes de estos espacios dan a la calle y hoy lucen tapiados por maderas y con vidrios cubiertos por papeles.

Al poco tiempo de constituida la cooperativa, la familia de los propietarios reclamó el inmueble. “Cuando nos hicimos cargo del hotel, atravesamos varios intentos de desalojo”, señalan. Y suman: “Durante 17 años enfrentamos muchas adversidades. Superamos todas. Hemos luchado con alegría, agradecidos de experimentar esta pasión colectiva. Sufrimos múltiples clausuras y presiones de todo tipo”. Para poner fin a esta inestabilidad, diputados nacionales del Frente para la Victoria impulsaron un proyecto de ley que tuvo sanción en ambas cámaras en 2016. Contemplaba la expropiación de Callao 360 (aludiendo créditos impagos de la empresa que lo edificó) y la entrega a la cooperativa. 

Consolidaba la lucha del sector, que tuvo otras victorias como la expropiación del edificio donde funciona la empresa recuperada IMPA, en Almagro. Sin embargo, el entonces presidente Mauricio Macri vetó en poco tiempo la ley del BAUEN. Hubo nuevos proyectos de ley, siempre cajoneados.  “Vivimos una gran decepción cuando Macri vetó la ley de expropiación aprobada por ambas cámaras luego de años de militancia junto a una larga lista de organismos de DDHH, movimientos sociales, empresas recuperadas, partidos políticos, organizaciones sindicales, multisectoriales, cooperativas, mutuales, diputados y senadores nacionales”. 

Las amenazas de desalojo continuaron, por lo que en los últimos cinco años se hicieron festivales callejeros frente a Callao 360, vigilias y tantas otras muestras de apoyo a la cooperativa. También hubo instancias de litigio en la Justicia para detener cualquier tipo de desalojo. Después de haber superado estas situaciones, llegó la pandemia y el hotel debió cerrar sus puertas, sin ningún tipo de actividad económica, algo que se replicó en tantos otros edificios del rubro en Balvanera, como el Hotel Lyon de Riobamba 251 que al cierre de esta edición se encontraba tapiado.  

Por esto, la cooperativa sentencia: “Ganamos muchas batallas, resistimos los embates del proyecto neoliberal encabezado por Macri y sin tener resuelta por parte del Estado la posesión del inmueble. Hemos sido acompañados por todos los que sienten que en el BAUEN se puso en práctica la construcción colectiva, pero no hemos podido con la pandemia”. Sin embargo, en su carta abierta no hay desesperanza: “La resistencia al neoliberalismo de miles de trabajadoras y trabajadores junto a organizaciones sociales como la nuestra, merece el acompañamiento necesario para su consolidación definitiva en esta etapa”.

Juan Castro


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario