Comunales | Bar La Perla

Interviene el Instituto Nacional de la Música

Las autoridades del Instituto Nacional de la Música (INAMU) se movilizaron cuando conocieron la noticia del cambio de manos de La Perla y su cierre temporal. Enviaron a los nuevos propietarios, una conocida cadena de pizzerías, una carta documento en la que les solicitan confirmación de las versiones periodísticas divulgadas y les informan de la legislación que protege el lugar. Buenos Aires, 24 de enero de 2017. El Instituto Nacional de la Música (INAMU) es un ente público no estatal que tiene por objetivo el fomento, apoyo, preservación y difusión de la actividad musical en general y la nacional en particular. Fue creado por la Ley N° 26.801 del año 2012, cuyo objeto es el fomento de la actividad musical en general y la nacional en particular, según indica en su artículo nº 1.

Su presidente, Diego Boris Macciocco, ha sido socio fundador y presidente de la Unión de Músicos Independientes (UMI) y de la Federación Argentina de Músicos Independientes (FA-MI). Como solista y con su grupo “La Tolva” ha editado numerosos discos, videoclips y musicalizado películas de cine y tv. Es un hombre de la música y decidió no permanecer indiferente, tratándose del significado que tiene La Perla para la historia del rock argentino.

Por esta razón, remitió la siguiente Carta Documento a los propietarios del establecimiento “La Perla”:

“En mi carácter de presidente del Instituto Nacional de la Música, creado por ley 26.801, cuya función institucional es el fomento, apoyo, preservación y difusión de la actividad musical en general y la nacional en particular, procedo a requerirle por este medio documentado se sirva informar, ratificar o rectificar, merced versiones periodísticas circulantes por estos días, la veracidad del cierre del establecimiento “La Perla”, declarado de interés cultural por la Legislatura porteña en el año 1994, conforme dispositivo de la ley 1.224 y su decreto reglamentario 312/06, cuyo valor inestimable para la historia del rock nacional ameritó oportunamente la declaración legislativa aludida.”

“Es de destacar que aquellos lugares declarados de interés cultural contienen una regulación específica, con restricciones que sólo podrán superarse merced mecanismos de autorización reglados por la ley aplicable y bajo recaudos expresos que deberá merituar la autoridad de aplicación (Ministerio de Cultura porteño), y cuya razonabilidad siempre podrá discutirse en sede judicial si existiera afectación del interés colectivo que aquí evidentemente se halla involucrado.”

“A mayor abundamiento la suerte del particular interesa a la comunidad local, y muy especialmente al colectivo musical del rock, por ello, y en cumplimiento de las funciones atribuidas por ley 26.801 al Instituto que presido, y las que reglan la preservación y custodia de los sitiales históricos alojados en la ciudad (ley 1.224), además de la ratificación o rectificación de las versiones periodísticas aludidas, solicitamos informe con precisión el destino y afectación que se dará al inmueble donde funcionó el café La Perla, cuyo interés cultural y patrimonial fuera declarado otrora por la legislatura, los recaudos para la preservación de los situales de valor histórico que contiene, la preservación de los mobiliarios en general, y en particular aquellos que identifican a los artistas que gestaron el nacimiento del rock argentino, y los trámites que fueran realizados – o se estén realizando – ante el órgano de aplicación de la ley 1.221, merced art. 13 del decreto 312/06.”

“Este requerimiento, cuyo plazo de respuesta se fija en 5 días, se realiza en base al derecho que detenta el colectivo ciudadano para la preservación de sus valores culturales, como asimismo el específico derecho de la comunidad musical a custodiar su historia, de cuya suerte este Instituto, de ser necesario, promoverá las acciones administrativas y/o judiciales autorizadas por la Constitución local y la ley en defensa de un bien colectivo caro a la historia de nuestra ciudad, y de valor incalculable para la historia del rock argentino, extremo que trasciende inclusive el interés local.”

Saludo Atte.
Diego Boris Macciocco
Presidente del Instituto Nacional de la Música

Por el momento, sólo hubo una respuesta telefónica señalando que el lugar ya sufrió modificaciones, cuando fue remodelado a causa del ensanchamiento de la avenida Jujuy. Sin embargo, Diego Boris, tal su nombre artístico, se mantiene optimista de encontrar una solución de compromiso que preserve todos los intereses en juego. Por lo pronto, lo conversado fue retransmitido al Ministerio de Cultura de la ciudad, que debería intervenir según legislación vigente.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario